Transforma tu vida

por 10 €/mes

Hoy he tenido mi primera consulta con el Dr. Solano antes de mi cirugía bariátrica. Te cuento cómo ha ido. Al final del artículo tienes el vídeo.

Lo primero que quiero destacar es la comprensión y humanidad, tanto del Dr. Solano como de Mar, su ayudante. Junto con el dietista de la SS que me atendió en primavera, creo que han sido las únicas veces en toda mi vida que he acudido a un especialista de la salud para que me ayude a bajar de peso y no me han hecho sentir mal, junto con el dietista de la SS en primavera de 2019. Curiosamente, para ellos soy de las pacientes con menos peso porque están acostumbrados a todo tipo de casos.

Primer consejo si estás pensando hacerte un bypass gástrico

No vayas sola a esta primera cita. Yo quise ir sola porque tenía la decisión tomada y pensé que solo era concretar el tipo de operación y cerrar fecha. Pero sales de allí con una carpeta, varios papeles y muchísima información que procesar. Si eres despistada como yo, se te van a olvidar cosas. Aunque te lo dan todo apuntado al detalle y hasta una carpeta para la documentación.

El Dr. Solano me dijo: A partir de hoy apunta en un papel todas las preguntas que te surjan, aunque te parezcan una tontería, no te quedes con ninguna duda. Y cuando vengas al preoperatorio te las respondo todas. La verdad es que se nota que lleva muchos años haciendo esto porque se anticipa a todas las dudas que te puedan surgir y te lo explica todo en detalle y con dibujos, como a mí me gusta. También me dio su número de móvil y el de su asistente y me dijo que llame para cualquier cosa que necesite. Se agradece mucho porque te sientes un poco perdida.

Nada más salir fui a hacerme una analítica. Cuando fui a hacerme los análisis me fijé en las sillas de la sala de espera. Todas tenían brazos. “Al menos me cabe el culo” pensé. Y me acordé de todas esas veces en las que vi una silla con brazos y calculé antes de sentarme si me cabría el culo, o el miedo a sentarme en una silla de plástico. Definitivamente, la sociedad no está pensada para cuerpos grandes. Quizá en unas generaciones logremos cambios, pero yo no viviré para verlos.

Siguientes pasos antes de la reducción de estómago

Nada de lo que te explico tiene validez médica. Consulta siempre a tu médico.

El 17 empiezo con dieta líquida, el 19 me hacen el preoperatorio y el 25 a operar.

La dieta líquida de antes de operarme no son batidos, como pensaba. Es caldo vegetal casero, leche desnatada, zumo de fruta colado, infusiones y café con moderación. En esto, cada cirujano tiene su protocolo. Hay muchos pacientes que les mandan batidos de proteínas y otros que ni pasan por fase de líquidos.

Yo no entendía por qué ponían a dieta líquida, sabiendo como sabemos que el cuerpo puede entrar en modo ahorro con una restricción tan grande. Me explicó que casi todos los obesos mórbidos tenemos hígado graso y está inflamado. Con esta dieta busca reducir su volumen a un 30% para poder operar más cómodamente, ya que su área de trabajo está justo debajo de él.

En qué consiste el bypass gástrico

La operación son 5 incisiones y es por laparoscopia. Dura 30 minutos aunque estaré una hora en quirófano. Ingreso un martes a mediodía, me operan por la tarde. Subo a la habitación con un drenaje y al día siguiente ya me levanto por la mañana. El jueves por la mañana a casa y desde ese mismo día debo salir a pasear por la calle. Es decir, son 2 noches ingresada. Para conducir debo esperar 7 días porque en caso de accidente el cinturón podría dar problemas con las grapas y los seguros de automóvil no cubren en ese caso.

Hay varias operaciones de este tipo, todas las que hacen ellos son reversibles. Yo pensaba que me haría un bypass gastroileal, que es lo que más practican ahora. Pero analizando mi caso me dijo que no me daba ninguna opción, que lo mejor para mí era el bypass gástrico, que es lo que necesito y qué no me hará otra cosa. El gastroileal corta más trozo de intestino, lo que produce más deposiciones al día, que pueden ser 6 o 7 diarias tranquilamente.

Dice que si pesase 200 kilos me lo aconsejaría, pero con mi exceso, lo ideal es bypass gástrico. Con este se espera 1 o 2 deposiciones al día y con heces más blandas y claras, al contener mayor cantidad de grasa que ya no será absorbida por el intestino.
Me quedé un poco chafada porque me preocupa recuperar peso o no bajar lo suficiente, pero él me asegura que la pérdida de peso es similar y no necesito más.

Los grupos de Facebook de cirugía bariátrica

Estuve leyendo un par de semanas en grupos de Facebook a personas que se operaron y recuperaron el peso. La mayoría eran de manga gástrica, no de bypass. Pero en lo que sí que coincidían todos era en que no habían cambiado sus hábitos y que habían vuelto a comer mucho y mal.

Una frase que se repite con frecuencia en esos grupos es “La operación es el 50%, nosotros tenemos que cambiar para conseguir el otro 50”. Bien, creo que en ese sentido tengo mucho camino avanzado, al hacer años que no tengo alimentación emocional y, salvo los caprichos de fin de semana, como bastante sano.

Todos los pacientes de bypass gástrico deben tomar suplemento vitamínico de por vida, ya que al igual que el intestino absorbe menos grasa, también absorbe menos nutrientes. Hasta ahora se tomaba un multivitamínico común, pero me dice que por fin han sacado un suplemento especial para pacientes de bypass gástrico.

Mis antecedentes

Otro tema que me preocupaba es que tengo antecedentes de cáncer de estómago por familia materna y paterna. Mi operación es reversible y se siguen generando jugos gástricos porque la parte cortada no se extrae, sino que queda dentro del cuerpo. En caso de que surja un cáncer no se puede detectar mediante endoscopia porque esa parte queda inaccesible, habría que hacer resonancia.

Leí pacientes en mi situación que les aconsejaron manga, pero el Dr. Solano no me la recomienda. Muchos pacientes recuperan peso a medio plazo y la verdad es que muchas de las personas que he leído en grupos de Facebook que han recuperado el peso son de manga gástrica que solo es hacer el estómago más pequeño.

Después de este tipo de operación rara vez hay vómitos. Si me dicen que puedo comer 3 gambas y me como 4, la cuarta la voy a expulsar porque mi cuerpo no la tolerará, pero no voy a vomitar todo.

Me ha dicho que no empiece a hacer “despedidas gastronómicas” y que deje ya de beber alcohol hasta 6 meses después de la operación.

Lo único que voy a tener prohibido después de la operación son los frutos secos, los dulces y el alcohol en exceso. Le pregunté si podría tomar las 2 copitas de vino que tomo cenando el fin de semana y me dijo que al cabo de 6 meses sí, pero desde ahora ya no. Me resultó curioso que me va a dar más pena quitarme ese caprichito que ninguna comida.

Lo de las despedidas gastronómicas no lo había pensado, aunque sí que teníamos pendiente un Cónclave con las amigas y les dije que si no lo poníamos pronto yo no iba a poder comer ni beber. Y el otro día cenamos una hamburguesa gourmet con el vikingo y me supo a gloria y no pude evitar pensar que no sé cuando podré volver a comer una. Pero también me hizo reflexionar en la alimentación consciente que os enseño y cómo muchas veces saboreas y disfrutas más una porción pequeña que una grande cuando la comes sin atención.

Necesitaré inyectarme heparina unos días. Todos los pacientes lo necesitan, así como los paseos, para favorecer la circulación y evitar coágulos. En mi caso, más aún por el SAF.

Casi nadie sabe que me voy a hacer una reducción de estómago

Ni mis propios hijos saben que me opero. He pedido cita en una semana que están con su padre para estar tranquila. Lo saben mis hermanas, el vikingo y tres amigas muy cercanas. Una de ellas está operada desde hace 8 años, al igual que sus hermanos y me dijo “No sabes cuanto me alegro, verás como no te arrepientes”.

Otra amiga que lo sabe, justo hablamos hace poco y dijimos “A ver cuando quedamos” y me dijo “No puedo, ya te contaré, me hice la semana pasada un bypass gastroileal y estoy a líquidos pero muy contenta. En una semana he bajado 5 kilos, ya no podía seguir así”.

Como te dije en el artículo anterior, estoy rodeada de personas operadas y todas aseguran estar encantadas, como las que se han operado de la vista. ¿Te imaginas a alguien diciendo “Estás loca, ¿operarte de la vista? Intenta ver mejor por tu cuenta, con algo de esfuerzo”. En fin, es difícil saber cómo nos sentimos si no has estado en este punto.

Mi amiga se ofreció a hablar conmigo porque asegura que ella tuvo mucho miedo. Yo no tengo ninguno, ni miedo ni dudas, como te dije en el vídeo anterior, solo quiero que llegue el día.

Te dejo el vídeo, por si prefieres este formato, aunque explico lo mismo:

Transforma tu vida

por 10 €/mes

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.