Inicio 2013-07-12T22:26:43+00:00

Te ayudo a mejorar tu relación con la comida. (2)

Fui una comedora compulsiva. Abrí esta página en julio de 2013 con la intención de dar a conocer a la sociedad este trastorno, acompañar a gente en mi misma situación y dejar registro de mi progresión en mi intento por tener una relación sana con la comida. En 2015 supero completamente mi desorden alimentario sin ayuda. Mantengo esta página, tal y como la redacté en 2013, para cuantos siguen en la misma situación que yo estuve. Ahora ayudo a otras personas a superarlo con procesos de coaching en www.yolandacambra.com

Lo que leerás a continuación, es mi historia escrita desde 2013 y tienes un resumen del proceso en mi blog y e día a día en mi página de Facebook o en mi cuenta de Instagram.
¡Ánimo, que de esta se sale, te lo aseguro!

Hago la puntualización de que soy otras muchas cosas, porque hay algo que me ha llamado poderosamente la atención. Los pocos testimonios que he encontrado en Internet sobre comedores compulsivos (al menos en español) reflejan una vida centrada en la comida. Viven para comer. De ahí el título de mi página (y de lo complicado de poner otros que me gustaban infinitamente más). Sólo he leído experiencias de gente que ha tocado fondo, que su vida es un infierno y se retratan a sí mismos como personas antisociales, retraídas y sin vida propia. Nada más lejos de mi perfil. Quizá porque soy una persona positivista que tiendo a crecerme ante la adversidad. Es difícil tumbarme, sí. O quizá porque he sido capaz de detectar mi problema antes de hundirme. Lo cierto, es que reconozco que no soy capaz de salir de esto yo sola.

Por eso, voy a tratar de escribir tal y como soy, bajo riesgo de que parezca que a veces frivolizo con el tema. Te aseguro de que no será así, pero hay que aprender a reírse de los problemas y relativizar.

Quiero dar la cara por las miles de personas que padecen este trastorno en nuestro país y ofrecer una imagen de personas normalizadas. Estoy convencida de que tienes en tu entorno a varias personas que padecen este trastorno sin tú saberlo. Yo conozco a bastantes, desde adolescentes a señoras de sesenta y tantos, que me lo han confesado siempre después de explicarles yo mi problema. Somos la cajera que te cobra en el hiper, el panadero, la madre que lleva a sus hijos con los tuyos al colegio, tu compañero de oficina o esa chica tan mona que te cruzas cuando sales a correr por las mañanas. No llevamos una chapa en la solapa que advierte “Comedor compulsivo”. No respondemos a la imagen del obeso mórbido estadounidense que rebasa los 200 kilos y no puede levantarse de la cama. A veces sí, pero no siempre.

collage01

Pretendo que esta página sea un atajo para quien me lee y se encuentra en mi misma situación. Si consigo llevar a un solo comedor compulsivo al mismo punto al que yo he llegado tras años de fracasos, incomprensión, dietas fallidas y horas interminables de búsqueda de información en libros e Internet… habrá valido la pena.

Si eres comedor compulsivo, crees que podrías serlo o, simplemente, te interesa el tema, te invito a recorrer la página y dejar tus comentarios. ¡Bienvenido!

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=DbS3m8ngBGk&w=420&h=315]