Fin de semana sin niños: la mejor terapia

image
Duchita rápida y pitando a tomar vermut.
Hay gente que me pregunta que, con el estrés de vida que llevo, por qué los findes terapéuticos no los dedico a estar por casa en pijama. Muy fácil. Porque necesito sentirme VIVA. Necesito sentir que en mi vida hay algo más que trabajo, casa y niños. Así que hago todo, absolutamente todo, lo que me da tiempo en estos dos días y medio.
Y, sobre todo, porque lo entiendo como parte de mi terapia de recuperación de mi trastorno alimenticio y, como tal, es SAGRADO.

Etiquetado , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *