La banda gástrica de Kiko Rivera

Ayer saltaba a los medios la noticia del cambio físico de Kiko Rivera, que se ha puesto una banda gástrica para bajar kilos. Al parecer, a su sobrepeso se unían graves problemas de gota, a pesar de tener tan sólo 33 años.

Factores que causan la gota, además del exceso de peso, son el alcohol, los alimentos ricos en purinas (carne roja, marisco, espárragos, lentejas, coliflor, espinacas, etc), la hipertensión, la diabetes, algunos medicamentos y la genética. Así que, si realmente quiere recuperar su salud, tendrá que trabajar muchos más factores que su peso. Pero sí, por algo se empieza.

Captura de pantalla (1032)

Se me ponen los pelos como escarpias cada vez que un famoso se somete a una técnica de reducción rápida de peso porque sus opiniones y fotos llegan a mucha gente. La frivolidad con la que los medios están tratando la noticia me preocupa, ya que me recuerda peligrosamente a los anuncios del tipo “Baje 10 kilos en dos semanas con estas pastillas milagrosas” que sigo sin entender cómo aún están permitidos, por atentar contra la salud y por ser una estafa manifiesta.

El otro día os contaba en otro artículo cómo vivimos en la cultura del cortoplacismo y del “no esfuerzo”. Queremos todo rápido y que nos cueste poco. Parece que lo gratis supone mayor esfuerzo y que si pago es para tenerlo más fácil, es decir, se sobreentiende una regla inversamente proporcional de “a mayor coste económico, menor esfuerzo por mi parte”. Por eso, es sencillo pensar que cuando alguien se somete a la operación que se ha hecho Kiko y que cuesta unos 10.000 euros, resulta ser la varita mágica que, como reduce mucho las cantidades que puedes comer, bajas de peso sí o sí.

abracadabra baja de peso

Pero, como todas las monedas, tiene otra cara y su coste no es sólo el económico. Hay rechazos, complicaciones, efectos secundarios, y también personas que no cambian sus hábitos y no bajan lo que esperaban, médicos sin escrúpulos que lo ofrecen como solución a trastornos alimentarios…

Hace poco vi un anuncio en Facebook de una clínica que ofrecía una intervención de este tipo como solución a las ingestas emocionales. Hice pantallazo pero he perdido la imagen con el cambio de móvil. Me parece vergonzoso, ya que ellos saben perfectamente que el problema de un TCA (Trastorno del Comportamiento Alimentario) no es el tamaño de nuestro estómago, sino nuestra gestión emocional. Si no comemos por hambre ¿cómo nos va a frenar un estómago pequeño?

Pues puede frenarnos provocando el vómito por saturación. Por lo visto, a alguien le parece útil, según se puede leer en foros de personas que llevan la banda, pero a mí me parece una conducta bulímica que puede transformar el trastorno por atracón en bulimia. Y se trata de evitar las ingestas emocionales, no de cambiar un TCA por otro. Seamos serios.

Captura de pantalla (1023)

De todos modos, si alguien cree que la solución a sus atracones es un castigo posterior, al más puro estilo Pavlov, le sugiero que se compre unos electrodos y se aplique unas descargas, que le va a salir mucho más barato. (ironía modo on)

En estos foros hay personas que cuentan bajadas de peso espectaculares, pero también otros que arrojan cifras que muy bien podrían haber logrado sólo con una dieta y ejercicio en el mismo tiempo. Es decir, no es la panacea. Y todos los que hablan a favor reconocen que han cambiado sus hábitos, alimentándose mejor e incorporando ejercicio a su vida diaria. Si buscas opiniones al respecto, asegúrate de que no están alojadas en la web de una clínica que las ofrece, o que esté patrocinada por ellas, que son la mayoría.

run-2181103_1920

Al fin y al cabo, la banda gástrica sólo es una tira de silicona que divide tu estómago en dos partes, como si fuese un reloj de arena, permitiendo menor cantidad en su interior. Pero te aseguro que no hará que aborrezcas las palmeras de chocolate, ni que te derritas de deseo al ver un plato de lechuga, ni que te mueras de ganas de ir al gimnasio cada mañana. Lo que logrará es que sientas saciedad más rápidamente, así que, antes de considerar ponerte una banda gástrica, piensa si de verdad, pero de verdad de la buena, tu problema es el hambre.

banda gastrica

Y ahora que ya te he hablado de la banda gástrica, te voy a hablar de los medios de comunicación. Porque no, este artículo no va sobre Kiko Rivera, aunque aparezca en el título por ser el detonante, ni sobre ninguna persona que se haya sometido a la misma operación. No soy quién para juzgar a nadie y cada cual tiene sus razones para tomar sus decisiones. Sólo te cuento mi opinión, formada por la experiencia de muchas personas afectadas que la han compartido conmigo de forma privada en los últimos años. Y mi opinión es que la banda gástrica, por sí sola, no es la solución a todos tus problemas.

En La Vanguardia encontramos el subtítulo “El hijo de Isabel Pantoja se ha puesto las pilas para mejorar su salud” que no voy a discutir, pero cualquiera que empieza a salir a andar con frecuencia, que incorpora más vegetales a su dieta y reduce azúcares, que deja el alcohol, o evita el estrés, ya se está poniendo las pilas para mejorar su salud. A ver si ahora los gordos del mundo que no nos achicamos el estómago resulta que no nos estamos cuidando.

Captura de pantalla (1024)

El Mundo se marca un titular al más puro estilo prensa rosa: “El drástico cambio físico de Kiko Rivera: pierde su tripa en una semana” Le ha faltado el redoble de tambores con fanfarria final ¡¡tatachánnnnn!! Por no hablar de la categorización del artículo: “FAMOSOS: Operación biquini en el quirófano“. Todo el mundo hablando de la salud de Kiko Rivera y estos lo clasifican como Operación Bikini. ¡Tela! Venga, que alguien me jure que esto es prensa seria y no el Cuore…

Captura de pantalla (1025)

Y la verdad es que en las fotos, si de verdad son sólo de una semana de diferencia, se aprecia mucho cambio. He hablado con personas que se han sometido a la misma intervención y me han dicho que es posible, aunque también hay otras que defienden lo contrario. También hay que tener en cuenta que la tripa es la zona donde más grasa acumulan los hombres y de donde antes la pierden. Al contrario que nosotras, que empezamos a bajar de donde menos queremos, normalmente, ¿o no? 😉

Captura de pantalla (1026)

Vanitatis nos cuenta que Kiko Rivera quiere estar cañón. Eso sí, por cuestiones de salud más que físicas, remarca en negro sobre el titular. Ah, pero ¿alguien quiere estar cañón por salud?

Captura de pantalla (1028)

Semana nos trae el titular “El gran momento de Kiko Rivera“. Y oye, ya me estaba alegrando por el muchacho. Porque yo, que no estoy nada puesta en el famoseo, he estado leyendo revistas y su Instagram para escribir este artículo y me he enterado de que va a ser padre de nuevo y de que acaba de lanzar su propio sello discográfico, o que El Mundo cuenta “parece que su faceta profesional empieza a despegar de manera más seria, consiguiendo importantes contratos con compañías especializadas en el tipo de música al que él se dedica” (debe ser que no tienen claro a qué género musical se dedica)…

Pero no, no, el momentazo de Kiko no es ninguno de estos éxitos personales o profesionales, el gran momento de su vida es el de ponerse una banda gástrica. ¡Qué cosas! Seguimos valiendo más por lo poco que pesamos que por lo que logramos.

Captura de pantalla (1029)

Y acabo con Mundo Deportivo porque sí, por incomprensible que me resulte, parece que esta noticia también interesa a una publicación deportiva. En este caso, la frase lapidaria es “¿Se habrá puesto a dieta o son los resultados de una reducción de estómago?” como si la operación no conllevase una dieta super estricta.

Captura de pantalla (1030)

Menos mal que luego lo han arreglado un poco en el desarrollo del artículo y hasta en negrita, porque hoy no gano para disgustos.

Captura de pantalla (1031)

Te ayudo a cambiar tu alimentación y mejorar tu vida en hola@yolandacambra.com

alimc3a9ntate-mejor-y-sc3a9-mc3a1s-feliz-1

Anuncios

3 comentarios en “La banda gástrica de Kiko Rivera

  1. Y yo que me lo había planteado!!! A ver, en varios momentos de mi vida, la desesperación me hizo pensar en hacerlo. El ejemplo de una conocida mía me animaba, no es que se haya quedado muy delgada, pero lo suficiente para poder agacharse y abrocharse los zapatos, que es más de lo que ahora mismo consigo yo.
    Mi decisión después de mucho leer, dudar, sufrir, y hasta llorar es que., Voy a probar con terapia psicológica. Se me están acumulando los problemas, y perder peso por salud es una de ellas, después de mil dietas entiendo que al final te plantees pasar incluso por quirófano, es desesperante. No sé si ir al psicólogo es la panacea, no sé si lo hago por mi o por el último toque de mi marido, que no soporta verme hundida, no sé si será la solución, pero voy a intentarlo. Y quiero creer que lo voy a conseguir. Gracias de nuevo por todo!! Me siento muy acorde con muchas de tus opiniones

  2. Hola! Concuerdo contigo la cirugía bariatrica no es la solución a los problemas de una persona con sobrepeso, va mucho más allá, sin contar con los efectos colaterales que los médicos nunca te comentan a la hora de consultar. Me encanto tu artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s