La dieta cetogénica en Navidad

image

Ay madre, pues espero que nada! Toco madera.
Pero como me lo habéis preguntado varias, lo subo.

A ver, esta dieta es bestial, se baja como un tiro, pero no te permite deslices. Aquí no vale el “por un cachito no pasa nada” o el “Hoy me lo salto y mañana compenso”.

Salirse de cetosis para volver a entrar es BRUTAL para el cuerpo. A mí me altera la regla, me deja sin energía, me duele la cabeza y el estómago… Vaya, nada aconsejable.

¿Os acordáis de mi frase “Con esta dieta bajas mucho cada semana, pero te comes una magdalena y recuperas 2 kilos”? Pues es aplicable también en Navidad. Nada de turrones,  nada de dulces, nada de nada. Eso sí,  nos tiraremos al marisco aunque a mí lo que me pierde es el dulce.

Este año estoy sin niños para Nochebuena y Navidad, así que me iré a pasar esos días con mi tía Juli. Igual no la conocéis,  pero es la mejor repostera del mundo. Hace todos los dulces navideños caseros: turrón, mazapán, pan de Cádiz, coca, dobladillos, empanadón… Bueno, bueno, tortura nivel 10 van a ser esas sobremesas. Pero habré de aguantar.

Beatriz me contaba en Facebook que ella pasó unas navidades en cetosis y tomó pepinillos en vinagre en vez de uvas. Yo creo que este año me saltaré la tradición, sin más. No voy a ser menos feliz en el 2015 por comerme 12 uvas, pero sí lo seré si salgo de cetosis. La elección está clara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s